Poda de rosales

El conocido arbusto espinoso con bellas flores resulta muy atractivo para todas las personas. No obstante, para que estos se mantengan sanos y fuertes, se deben cuidar muy bien. Entre estos cuidados se encuentra la poda de rosales, el cual juega uno de los papeles más importantes. Es vital conocer la importancia y a forma adecuada de podarlos.

Importancia de la poda de rosales

Pues bien, una poda correcta de la planta permite que haya un paso de luz y aire a través de ella. Este hecho, fomenta el crecimiento de los nuevos brotes. Además, eliminar las ramas viejas y también los chupones hace que la planta se renueve. Ya que, puede absorber más nutrientes, pero este trabajo necesita que se realice correctamente.

Realización de la poda de rosales.

Para realizar la poda de rosales se deben tomar en cuenta varios factores. Esto se debe a que, existen diversos tipos de poda y etapas en las cuales hay que podar. Por ejemplo, cuando un rosal es viejo se debe de hacer una poda severa o moderada. En términos generales, para podar un rosal, se deben seguir los siguientes pasos:

# 1- Podar una vez al año, como mínimo.

# 2- Emplear tijeras muy afiladas, para evitar ocasionar algún tipo de daño a la planta.

# 3- Los cortes deben de realizarse en forma diagonal.

# 4- Eliminar los chupones, pues estos no aportan nada a la planta. Por el contrario le roban los nutrientes que necesita.

# 5- Eliminar las flores que se han marchitado. Estas deben cortarse por debajo del lugar que se desea podar rosales.

Sin embargo, hay otros tipos de poda que deben conocerse, para saber cuál precisa la planta que se posee. Estos tipos se muestran a continuación.

Poda de rosales leve

tijeras de podar

Esta es una de las poda de rosales que puede efectuarse. En esta se han de cortar solo 1/3 de los diversos tallos del rosal. Este permite que las plantas puedan llegar a producir muchos tallos y sean de gran tamaño. Debe efectuarse de manera discontinua ya que, puede hacer que produzca pocas flores.

Poda de rosales moderada.

Consiste en solo recortar la mitad de cada uno de los tallos que posee el rosal. El objetivo de este tipo de poda es que la panta pueda desarrollarse de manera más plena. Es por eso, que suele aconsejarse más que otro tipo de poda de rosales. Además, hace que la panta produzca gran cantidad de flores, aunque son pequeñas.

Poda severa de rosales

En esta se corta gran parte de la panta dejándola de un tamaño entre los 15 y 25 cm. Con la poda severa se pueden conseguir flores mucho más grandes. Pero con una producción más baja que la anterior.

Poda según la edad

Entre estas se pueden encontrar varios tipos. En las pantas nuevas que tienen menos de  años, solo se recortan las raíces. Para esto se selecciona primero 3 o 4 vástagos que sean vigorosos. También está la poda de limpieza, la cual puede realizarse a cualquier rosal, nuevo o viejo.

Por último, se encuentra la poda de rosales viejos, que se realiza entre una poda severa y una moderada. La misma hará que la planta tenga una estatura no mayor a 40 cm. Así que dependiendo del rosal que se posea, ha de realizarse la poda necesaria. Pero siempre debe hacerse este trabajo en las plantas.

Beneficios de la poda de rosales

Realizar regularmente la poda de rosales proporciona grandes beneficios para el arbustos, los cuales se muestran en seguida:

  • Realizar anualmente la poda de rosales permite que las ramas se renueven.
  • La eliminación de las ramas que se encuentran débiles, muertas y los chupones, permiten aclarar el arbusto.
  • Una poda moderada permite que las ramas nuevas crezcan y las restantes se mantengan sanas.

Recomendaciones para una poda correcta

Poner en práctica las recomendaciones que se encuentran a continuación, permitirán el crecimiento  correcto de la planta:

  • Es imprescindible utilizar tijeras que se encuentren afiladas. Para realizar un corte limpio y así evitar que la planta tenga cualquier tipo de infección.
  • Recortar los brotes de forma diagonal permite que el agua que posee la planta fluya. Lo que hará que no se ocasionen daños al rosal.
  • Los cortes siempre han de realizarse por encima de la yema, la cual debe encontrase mirando hacia fuera.